jueves, 30 de diciembre de 2010

Hay que ponerle amor...

A los diseñadores y directores de arte no suelen gustarnos los programas de office porque nos dificultan hacer cosas lindas. Por suerte siempre hay alguien que se encarga de demostrarnos que nos equivocamos y que se puede hacer algo hermoso con cualquier herramienta, siempre y cuando se ponga algo de ojo, talento y mucho trabajo.

1 comentario: